Archbishop Robert Carlson

BEFORE THE CROSS | Holy Week brings together God’s patterns in salvation history and our lives

'Do it again!" Children often say this when something delights them. It's also God's approach to salvation history, and the readings for Holy Week give several good examples.

This week we hear the episode of Abraham and Isaac, in which the beloved son carries the wood up the hill where he himself will be sacrificed. Then, we see Jesus do it again in His Passion.

FRENTE A LA CRUZ | Obediencia “a la Manera de José” nos sirve de guía en la paternidad

Nosotros celebramos la fiesta de San José el 19 de marzo.

Antes de decir nada acerca de él — y hay mucho que decir — es tiempo de aclarar algo: José y María estaban casados cuando María concibió a Jesús por causa del Espíritu Santo.

BEFORE THE CROSS | ‘Joseph’s Way’ of obedience serves as a guide to fatherhood

We celebrate the feast of St. Joseph on March 19.

Before saying anything else about him — and there's much to be said — it's time to clear up something: Joseph and Mary were married when Mary conceived Jesus by the Holy Spirit.

FRENTE A LA CRUZ | Permitamos que el río de la gracia de Cristo fluya en nuestras vidas

"Por allá pasa un río."

Así dice el pequeño Diamond, el personaje principal en el libro clásico de George MacDonald "Más allá del Viento del Norte". Diamond visitó el cielo en sus sueños. Cuando un viejo amigo y tutor le pregunta: "¿Qué pasa allá?" él le da una respuesta enigmática: "Por allá pasa un río".

BEFORE THE CROSS | Let the river of Christ’s grace flow into our lives

"A river happens there."

So says little Diamond, the main character in George MacDonald's classic book "At the Back of the North Wind." Diamond has been visiting heaven in his dreams. When an old friend and tutor asks him: "What happens there?" he gives this cryptic reply: "A river happens there."

FRENTE A LA CRUZ | Compartir la misión de Jesús significa también hacer desagravio por los pecados de los demás

Cuando el pueblo judío regresó a Jerusalén después de 50 años en el exilio, se dedicó a reconstruir el templo. La destrucción del templo no fue su culpa, fue por causa de los pecados de otros, pero la tarea de reconstruirlo recayó sobre sus hombros.

Este ejemplo nos sirve como un patrón para nuestra disciplina cuaresmal, y en realidad, para toda la vida cristiana.

Syndicate content