Archbishop Robert Carlson

FRENTE A LA CRUZ | Cultivar las gracias que hemos recibido de Jesús

Tenemos por delante tres semanas completas de la Cuaresma, y tres semanas más para la Pascua. En los Evangelios de esta semana, Jesús está haciendo señales. ¿Cómo nos ayudan estas señales a intensificar nuestra preparación para la Pascua en la segunda mitad de la Cuaresma?

BEFORE THE CROSS | Cultivate the graces received from Jesus

We have three full weeks of Lent behind us, and three more weeks until Easter. In the Gospels this week, Jesus is performing signs. How do these signs help us intensify our preparation for Easter in the second half of Lent?

FRENTE A LA CRUZ | Llamados a respetar la dignidad humana de cada persona

Esta semana celebramos la solemnidad de San José — el padre adoptivo de Jesús y esposo de la Bienaventurada Virgen María. Quiero aprovechar la ocasión para referirme a algo en lo que he estado pensando desde hace un tiempo: el acoso sexual.

BEFORE THE CROSS | Called to respect the human dignity of each person

This week we celebrate the Solemnity of St. Joseph — foster father of Jesus and husband of the Blessed Virgin Mary. I want to take the occasion to address something that I've been thinking about for a while: sexual harassment.

FRENTE A LA CRUZ | Nuestro viaje cuaresmal requiere perdón y sanación

De acuerdo a las lecturas de esta semana, hemos pecado. Lo que merecemos es un castigo. En lugar de eso, Dios nos ofrece misericordia y compasión.

Pero, ¿cuáles con las cualidades de la misericordia y la compasión? Cuando esperamos por ellas, ¿qué es exactamente lo que estamos esperando? Mientras más conozcamos al respecto, más conoceremos de qué se trata nuestro viaje cuaresmal.

Ciertamente, esperamos el perdón. Tal como lo pide el salmo del lunes: "Señor, no nos trates de acuerdo a nuestros pecados". Pero, ¿esperamos que Dios nos perdone sin que cambiemos?

BEFORE THE CROSS | Our Lenten journey requires pardon and healing

According to this week's readings, we have sinned. What we deserve is punishment. What God offers, instead, is mercy and compassion.

But what are the qualities of mercy and compassion? When we hope for them what exactly are we hoping for? The more we know that, the more we'll know what our Lenten journey is about.

Certainly, we hope for forgiveness. As the Psalm for Monday pleads: "Lord, do not deal with us according to our sins." But do we hope that God will forgive us without changing us?

Syndicate content