FRENTE A LA CRUZ | Con la ayuda de Dios, nos esculpiremos nosotros mismos