FRENTE A LA CRUZ | Reaccionar con fe significa proclamar que Jesús es el Señor

Before the Cross - Archbishop Robert J. Carlson's Column

Related Articles: 

¿Cómo reacciona usted? Las lecturas de esta semana nos hacen esta pregunta.

El hijo de David, Absalón, comenzó una rebelión y David tuvo que huir para salvar su vida. Mientras huía, un hombre vino a encontrarse con él, maldiciendo a David por todo el derramamiento de sangre. Los guardias reales querían cortarle la cabeza al hombre. ¿Cómo reaccionó David? Él les dijo a sus soldados que quizás Dios le había enviado a este hombre. Después de todo, esa era la verdad: David estaba cosechando el fruto de sus propios pecados. Él aceptó el juicio de Dios, y tuvo la esperanza que después vendría un tiempo de bendiciones.

Entonces el hijo rebelde de David fue asesinado. Sus soldados se regocijaron. ¿Cómo reaccionó David? El lloró por la muerte de su hijo.

Entonces, cuando el reino estuvo nuevamente seguro, David ordenó un censo del pueblo. Sin embargo, por varias razones, esto era un pecado en el antiguo Israel. Al darse cuenta de su error, ¿cómo reaccionó David? Él no trató de explicar o justificar su pecado. Él sencillamente se arrepintió. Y cuando todo Israel sufrió las consecuencias, él sintió pena porque la gente sufría por los pecados de su rey.

Las lecturas del evangelio de esta semana nos sugieren la misma pregunta — ¿Cómo reacciona usted? — y nos señalan el camino correcto.

Jesús sanó al gadareno endemoniado, que respondió queriendo seguir a Jesús. Cuando Jesús le dijo que se quedara donde estaba y "proclamara lo que el Señor en su misericordia había hecho por él", ¿cómo reacciono el hombre? Él salió fielmente y le dijo a todo el mundo en la región lo que Jesús había hecho por él.

La mujer que tenía 12 años sufriendo hemorragias oyó que Jesús estaba cerca. ¿Como reaccionó ella? Con fe lo buscó, tocó su túnica, y fue sanada — y Jesús le dijo: "Tu fe te ha salvado". Cuando a Jairo le dijeron que su hija había muerto, Jesús le dijo: "No tengas miedo; solo ten fe." Cuando Jesús regresó a casa a predicar, Él no pudo hacer grandes obras allí, y "estaba impresionado por la falta de fe de aquellos".

Toda esta semana oímos como la gente reaccionó ante Jesús; algunas veces con fe, algunas veces sin fe. ¿Qué significaría para nosotros reaccionar con fe ante los eventos en nuestra vida?

La fiesta que celebramos el 2 de febrero — la Presentación del Señor — nos da una pista. La Sagrada Familia entró en el templo para la presentación de Jesús y para la purificación de María. De repente, — tal como lo habían predicho los profetas — el Mesías apareció. ¿Cómo reaccionó la gente? Allí estaba Simeón, él respondió reconociendo y proclamando que Jesús era el tan esperado Mesías. Y allí estaba Ana. Le habló a todo el mundo acerca del niño. Con hechos y palabras ellos reconocieron a Jesús, y dirigieron la atención de otros hacia Él. Esto es lo que significa reaccionar con fe.

De repente suceden cosas buenas. De repente un desastre nos golpea. ¿Cómo reaccionamos? Las lecturas de esta semana hacen surgir la pregunta y nos dirigen hacia nuestra meta. En medio de todo lo que sucede, necesitamos reaccionar con fe. Esto significa estar listos para proclamar — con nuestras obras y palabras— que Jesús es el Señor. Esta semana, intentemos descubrir cómo dar testimonio de esto en nuestras vidas. 

No votes yet