FRENTE A LA CRUZ | Haga un plan deliberado para extender la celebración de la Navidad

Before the Cross - Archbishop Robert J. Carlson's Column

Related Articles: 

A medida que celebramos la Navidad este año, mi pregunta es: ¿Cómo la mantendremos? ¿Celebraremos la temporada completa de Navidad, y no solamente un día?

¿Recuerda el eclipse en agosto? Hubo una gran preparación de antemano. A medida que el eclipse progresaba aumentaba la emoción. Entonces, 30 segundos después de que terminó la totalidad del eclipse, ¡todo el mundo simplemente se retiró!

Nuestra cultura celebra los eventos de esa manera. No los mantenemos - pasamos a otra cosa inmediatamente. Así, el día después de la Navidad, las estaciones de televisión pasan a las eliminatorias del futbol americano y las tiendas llenan sus estantes para el día de San Valentín. Después de esto la Locura del basquetbol de marzo y la Pascua. Siempre estamos apurándonos para pasar a otra cosa. Eventualmente eso nos desgasta.

¿Podemos desarrollar un sentido diferente del tiempo?

Después de todo, la temporada de Navidad se extiende - pero nuestra cultura la extiende días y semanas antes de la Navidad. ¿Qué pasaría si en lugar de eso siguiéramos el calendario litúrgico, y extendiéramos la temporada de Navidad durante los días y semanas después del día de Navidad?

Si desarrollamos la capacidad de celebrar más profundamente, esta podría prepararnos para tener más paciencia. Con una mayor paciencia, nuestra preparación para la Navidad y las celebraciones podrían transformarse en celebraciones menos frenéticas y más pacíficas. Entonces la gente podría mirarnos y decir: "Yo quiero lo que ellos tienen! ¿Como lo consigo? Esto puede transformarse en nuestra oportunidad de proclamar a Jesús, y como Él se ha convertido en el Señor del tiempo en nuestras vidas.

No importa tanto si nuestro plan es pequeño o grande. El punto es que sea deliberado.

Cuando los Pastores oyeron las buenas nuevas del ángel dijeron: "Vamos todos, entonces, a Belén" (San Lucas 2:15). Vamos a Belén nosotros también — no solo el día de Navidad, sino una y otra vez en nuestros corazones y en nuestras vidas. Este año, permitamos a la verdad del día de Navidad extenderse y reorganizar nuestro sentido del tiempo

Extienda su celebración de la Navidad para la temporada completa — desde la Fiesta de la Natividad del Señor (el 25 de diciembre) a la Festividad del Bautismo del Señor (el 8 de enero). Cada día, haga una pequeña cosa para celebrar la Navidad. Aquí están algunas de mis sugerencias:

Vaya a Misa un día entre semana.

Escríbale una carta a alguien.

Diga una oración por alguien que le envió una tarjeta de Navidad.

Cuando recuerde a alguien o algo de las Navidades pasadas, haga una pausa y de las gracias — o dígale al Señor porque el recuerdo lo hace sentirse triste (¡esa también es una oración!)

Haga una peregrinación a una comunidad contemplativa donde haya adoración perpetua — "¡venid, vamos a adorarlo!"

Planifique un evento de servicio con amigos y familiares — pero planifíquelo para febrero o marzo, cuando la avalancha de voluntarios de la Navidad ha disminuido.

Dele un pequeño regalo a alguien cada día.

Lea uno o dos capítulos del Evangelio cada día.

Rece el Rosario, la coronilla de la Divina Misericordia o cualquier otra oración.

Haga una buena obra por un vecino - limpie la nieve del frente de su casa, saque sus recipientes de la basura, etc.

Recolecte los juguetes que ya no se usen y dónelos a una campaña de donación de juguetes.

Visite a un pariente, amigo o parroquiano anciano. Visite un asilo de ancianos local o un centro de cuidado diario de Adultos y pregunte acerca de ser voluntario por un día o de forma regular.

Resista las tentaciones de retirar todos los signos de la Navidad inmediatamente — especialmente su Nacimiento. Si no tiene algún símbolo o trabajo de arte Cristiano en su casa, haga el compromiso de obtener uno o más. 

No votes yet