FRENTE A LA CRUZ | Los pequeños comienzos suelen ser parte de un plan más grande de Dios

Before the Cross - Archbishop Robert J. Carlson's Column

Related Articles: 

Un día en mayo de 1917, María se le apareció a tres niños pastores. Ella continúo apareciendo ante ellos cada mes hasta octubre, concluyendo con el "milagro del sol" el 13 de octubre, evento presenciado por una multitud. La Iglesia declaró formalmente las apariciones como dignas de ser creídas en 1930.

La Iglesia no dice que estas apariciones pertenecen a los Depósito de Fe — la revelación definitiva de Jesucristo que es esencial para la salvación de cada uno. Más bien, el papel de tales "revelaciones privadas" es ayudarnos a vivir la fe con mayor plenitud en un tiempo y lugar particular. (C.C.C 67)

¿Cómo nos ayuda el mensaje de Fátima a vivir la revelación de Jesús en una forma más completa el día de hoy?

Primero: Uno de los mensajes centrales de María en Fátima fue que rezáramos el rosario por la paz. En nuestra cultura de distracción, perdemos muchas oportunidades de hacerlo. A menudo dejamos que nuestros corazones y nuestras mentes se distraigan por la radio, el teléfono celular, internet, los medios sociales y la televisión. El estado de distracción de nuestros corazones y mentes afecta nuestra relación con los demás y hace el mundo menos pacífico.

El mensaje de Fátima nos habla sobre esto. Así que, aquí esta nuestra petición: Por favor, cuando entre en su automóvil en lugar de encender su radio, rece un misterio del rosario. (¡Si lo desea, prenda la radio después!) Por unos pocos minutos, eleve su corazón y su mente hacia Dios. Como el Señor me dijo una vez, "Hay muchas personas que desean la paz, pero muy pocas que están dispuestas a rezar por ella". Empecemos a cambiar eso. En el medio de una cultura de distracción comencemos a construir una cultura de paz, un misterio del rosario a la vez. La calidad de nuestra atención a Dios dará forma a la calidad de nuestra presencia el uno con el otro.

Segundo: Entre los temas centrales de las lecturas de esta semana tomadas de los Hechos de los Apóstoles está "el escándalo de la particularidad". Hay una persona en particular, en un tiempo y lugar particulares, con un mensaje particular — y todos estos particulares están atrapados dentro del plan universal de Dios. Este tema responde a una duda que llena nuestros corazones: "Soy solo una pequeña persona. Nosotros solo somos una parroquia pequeña. Esto es solo una pequeña idea. ¿Pueden realmente hacer mucha diferencia en el gran esquema de las cosas?" Estas dudas nos alejan de la grandeza de la llamada de Dios. Nos sentimos temerosos de comenzar por las cosas pequeñas.

Pero Dios nunca tiene miedo de comenzar por lo pequeño. San Pablo era una persona pequeña de una ciudad pequeña. El llevó el mensaje de Jesús a una pequeña sinagoga a la vez: Fenicia, Chipre, Cirene, Paphos, Perga, Seleucia, Salamina, Antioquía, Jerusalén. Vemos estos patrones toda la semana: Dios comienza con lo particular y desde allí construye lo universal.

Esto no debería sorprendernos. Así pasó con Abraham e Israel: Dios escoge a una persona, a una nación, a un tiempo y lugar en particular para comenzar una misión universal. Así fue el ministerio de Jesús en Palestina. Así pasó con los tres niños pastores en Fátima. Así puede ser con cada uno de nosotros.

María no sintió temor en Fátima para comenzar desde lo más pequeño. Dios nunca ha sentido temor de comenzar desde lo más pequeño en la historia de la salvación. No podemos sentir miedo para comenzar desde lo pequeño en la Arquidiócesis de St. Louis: una persona, un día, un paseo en el carro, un misterio del rosario a la vez.

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros! 

No votes yet